» » UN CATÁLOGO, UNA HERRAMIENTA PUBLICITARIA QUE VUELVE (O QUE NUNCA SE HA IDO)

UN CATÁLOGO, UNA HERRAMIENTA PUBLICITARIA QUE VUELVE (O QUE NUNCA SE HA IDO)

posted in: Notícies del sector

Vivimos en un mundo digital, en el que las fotos, los besos o los abrazos muchas veces no llegan a convertirse en algo tangible y en el que las comunicaciones escritas nunca salen de la pantalla de un ordenador o de un teléfono móvil. Sin embargo, en medio de este universo de pixels, se alzan también voces que reivindican el papel como medio imprescindible para la comunicación y muchas grandes empresas siguen apostando por imprimir libros o catálogos como herramienta publicitaria de primer orden.

 

El catálogo de Ikea, un clásico muy esperado

Es el caso de Ikea. El gigante sueco de los muebles y la decoración tiene una de sus grandes bazas en su catálogo que, año tras año, presenta las novedades de la marca. Pese a la reducción de costes a la que hacen frente muchas empresas y a que Ikea es el rey del ahorro y de la optimización de los recursos en sus productos, la firma sigue imprimiendo su catálogo en papel, reivindicando el formato impreso como un complemento a sus recursos digitales (que también los tiene, y muy útiles, por cierto).

Pero Ikea no es la única empresa que sigue apostando fuerte por los catálogos en formato clásico. Otras, como Media Markt, son fieles a su estrategia de encartar catálogos con ofertas semanales o mensuales en los periódicos de gran tirada y el buzoneo sigue siendo una herramienta útil en sectores como los electrodomésticos y la ferretería. Quizás sea porque, según un estudio de la consultora Kurt Salmon, el 31% de los consumidores tiene consigo el catálogo de una marca cuando realiza compras online en la misma. Es decir, utiliza como soporte la información que ha visto en el papel impreso para comprar online.

 

Las e-commerce también apuestan por el catálogo

De hecho, incluso las e-commerce apuestan por el catálogo como una forma diferente de llegar a sus clientes, confiando en la calidez, la solidez y la sensación de tangibilidad que aporta el papel. La mismísima Amazon publicó un catálogo de juguetes en España y la tendencia parece coger fuerza en el otro lado del Atlántico, donde las empresas están apostando por un retorno al catálogo impreso, dándole, eso sí, una vuelta al concepto.

En EEUU cada vez son más las empresas que apuestan por el catálogo, dándole una nueva dimensión a este producto. Así, los catálogos que se ponen en circulación no son únicamente una muestra de los productos de una empresa, sino una herramienta concebida para aumentar el engagement, para transmitir unos valores de marca y para potenciar una determinada imagen de empresa. No es de extrañar, pues, que se trate de productos muy cuidados y con un gran valor en si mismos. Firmas como American Girl, Pottery Barn, Patagonia o Anthropology lo han hecho recientemente con gran éxito y otras marcas se están apuntando a la tendencia.