Materiales que potencian y marcan la diferencia en un entorno muy competitivo.

El sector de la hostelería tiene un peso importante dentro de la estructura económica nacional, en 2017 alcanzó el 6,8% del PIB. Este volumen es posible debido a la gran cantidad de establecimientos que lo conforman, concretamente, cerca de 300.000, entre cafeterías, restaurantes, bares y alojamientos. Estamos pues ante un entorno competitivo donde los clientes de hoy en día cada vez más buscan experiencias que aporten valor a los productos y servicios que se ofrecen para diferenciarse para que los clientes sientan esa diferencia y disfruten de momentos y sensaciones singulares que les hagan recordar la experiencia vivida y vuelvan.