Cuando la compra se decide en segundos y se convierte en una experiencia.

El punto de venta está inmerso en un cambio profundo ya que con el nuevo escenario digital las reglas de juego han cambiado, los clientes ha modificado sus hábitos de consumo debido a la multicanalidad, frecuentemente llegan con más información que el propio vendedor o con la decisión tomada de antemano. Este hecho nos obliga a diseñar estos puntos de encuentro con los clientes como auténticas experiencias y para ello debemos dotarnos de herramientas que contribuyan a emocionarlos desde el momento que entran en el establecimiento pero también a conocerlos y predecir su comportamiento.